El escriba, de Robert y Shana ParkeHarrison

El escriba, de  Robert y Shana ParkeHarrison
"Un libro debería ser un hacha para romper el mar congelado en nuestro interior" "¿Por qué la gente del futuro se molestaría en leer el libro que escribes si no les habla personalmente, si no les ayuda a encontrar significado a su vida?" J.M. COETZEE ("VERANO")

30/1/09

Un poema de Javier Das










7089666-DAS



No fue suficiente
que durante tres meses
fuese cada noche a dormir al hospital.

Mochila en mano,
después de clase,
con los pies reventados de bailar.
No fue suficiente.

Te había dado
un ataque al corazón
y aún así
eras el mismo hijo de puta
de siempre.

Pero claro,
en vez de agradecer nada,
seguiste en tu línea.

Porque explícame una cosa,
¿de verdad era necesario
quemarlas?

Mis zapatillas de ballet,
las primeras que había tenido,
las que colgué en mi puerta
para sentirme orgullosa.
O es que te vas a creer
que me importó algo tu explicación.
A mí, me da igual
que te recordasen al hospital,
o a que casi te mueres.

Porque a ti lo que te jodió,
estoy segura,
es que tu hija,

la que nunca hizo lo que tú quisiste,
la que estudiaba algo que tú odiabas,
esa,

de la que nunca te sentiste orgulloso
la que según tú no merece tu apellido
esa hija,

fue a pasar las noches
contigo.
La otra tarde acudí a la presentación del "antiguo" libro de Das, "en estas 4 paredes". Leyó algunos poemas de su nueva propuesta poética ( el nuevo libro) e, incluso, poemas de más allá de esa nueva propueta que todavía no tiene editor (lo dicho, hay que estar ciegos).
Este poema es uno de esos del "más allá".
Me llegó al alma por la completa identificación con los personajes (con los dos).
Debemos convertir aquellos traumas y obsesiones en motivos para salir adelante.
Aprender a asumir para olvidar.

8 comentarios:

Javier Das dijo...

Gracias, tío.
Por venir al recital, ante todo, fue un verdadero placer. Por subir el poema, y por tus palabras. De verdad, muchas gracias.
Un abrazo.

BACO dijo...

De nada por todo.

Ganas me dan de colgar el otro.

Estoy convencido de que si Nacho Escudín tuviese ese poemário no dudaría ni un segundo en publicarlo con Eclipsados (sabes lo que quiero decir, ¿no?)

Un abrazo

Javier Das dijo...

Tengo a Marilyn por teléfono y dice que puedes subir todos los poemas que quieras..no tienes ni que preguntar..

A Eclipsados les mandé "sin frío en las manos"... cruzo los dedos.. jeje, a ver si hay suerte...

Un abrazo, tío, y gracias de nuevo.

BACO dijo...

Eso era lo que te decía.
Creo que habrá suerte.

Un abrazo,
Javier

CARLA BADILLO CORONADO dijo...

Me hubiese encantado asistir, pero salí y me encontré un océano en frente. En todo caso, las ganas estuvieron presentes.Gracias Esteban por compartir este poema de Javier para los que estamos al otro lado.

Abrazo andino.
Carla.

BACO dijo...

¡Oh, Carla!

Érase una mujer pegada a dos maletas...

Qué gusto verte por aquí.

Si nos tenemos
que beber el mar,
sorbo a sorbo,
para el reencuentro,
nos lo bebemos.
Aunque después
seamos,
tan solo,
estatuas
de sal.

Besos castellanos de todos para ti.

CARLA BADILLO CORONADO dijo...

Jo! como dicen ustedes... qué bien te ha quedado eso, Esteban.
...seguro que en una de estas vueltas, habrá ocasión para el brindis y el poema.

Un abrazo, desde Kitu.

Antoine dijo...

Malo, malo, malo.
Lo siento