El escriba, de Robert y Shana ParkeHarrison

El escriba, de  Robert y Shana ParkeHarrison
"Un libro debería ser un hacha para romper el mar congelado en nuestro interior" "¿Por qué la gente del futuro se molestaría en leer el libro que escribes si no les habla personalmente, si no les ayuda a encontrar significado a su vida?" J.M. COETZEE ("VERANO")

26/9/09

ÁFRICA


ÁFRICA

Nos queda la arena,
los dorados rayos del sol,
la breve espuma de cada ola.

Nos queda el recuerdo salado,
las fotos en sepia,
la amargura de la separación.

Nos queda África.


© BACØ 2009

6 comentarios:

Angel dijo...

hombre esteban, hacía mucho que no leía nada de tu puño y letra.

abrzos.

voltios, angel

Ada dijo...

Siempre queda la memoria, para escribirla, para tomar secuencias de lo que no se deshace.
Siempre hay algo pendiente de anotar para que no se olvide.
Bello poema.
Besos

Javier Belinchón dijo...

Estaba leyendo a Roger Wolfe y con esa desnudez de lenguaje de tu poema me has recordado a él.

Abrazos.

luisa dijo...

La esencia reside en lo no dicho. En lo que se oculta tras una simple palabra. Es llave para la cerradura de nuestros ojos y es historia que se abre.

Un beso.

Begoña Leonardo dijo...

Nos queda lo que deseamos, lo que soñamos lo que se nos enreda en los ojos. Muy hermoso, y gracias por compartirlo, pocas veces leo cosas tuyas en el blog y me gusta que enseñes la patita...

Cariñitos.

BACO dijo...

Gracias a todos.
Sí, siempre, a pesar de todo, nos querará África