El escriba, de Robert y Shana ParkeHarrison

El escriba, de  Robert y Shana ParkeHarrison
"Un libro debería ser un hacha para romper el mar congelado en nuestro interior" "¿Por qué la gente del futuro se molestaría en leer el libro que escribes si no les habla personalmente, si no les ayuda a encontrar significado a su vida?" J.M. COETZEE ("VERANO")

10/10/08

Allí donde habita tu destino

Allí donde habita tu destino

Desde el cielo cae tu triste lamento
Donde el agua forma cascadas de desánimo,
Donde el bosque encubre la luz del día.
Allí donde habita tu destino.

Las viejas hayas te protegen,
El musgo y las hojas consumidas te alimentan,
Las brujas te utilizan.
Soledad que quiere ser diosa.

Y tras el manto verde de vida
Te acecharán las más terribles dudas
Y volverás rendido.

En otoño, como siempre, regresarás,
Otro año más renacerás de tus cenizas,
Y cuando te despiertes el viento aullará tu nombre.


© Esteban Gutiérrez Gómez


Autor fotografía: © Jose Arcos Aguilar

6 comentarios:

luisa dijo...

No sé si este poema pertenece a: “Desde el abismo”. Pero me ha evocado a los antiguos druidas. Al alumno que se está convirtiendo. Que tiene que pasar la prueba de la soledad en las entrañas del bosque. Que ve más allá de los árboles y que intenta encontrar el alma de las diosas y de las brujas en los lechos de musgo, en la niebla, en los troncos huecos de su propio vacío. Un poema, es lo que se deja sentir tras su lectura. Lo que acude a nosotros una vez está impreso. Porque ya no es tuyo, es mío. Y después, será de otro.

Luisa.

BACO dijo...

Me gusta y me parece acertada esa reflexión sobre el poema. Así es, el poema genera un sentimiento que en sí mismo es poesía, y tiene la virtud de ser diferente dentro de cada uno, porque ninguno somos iguales y a ninguno nos llega con la misma pulsión.

Ada dijo...

Un poema con estructura de soneto pero que no es soneto. Bueno cada uno hace lo que quiere y más en poesía.
Me gusta el tema del otoño y lo que despierta, la bruma que todo lo envuelve y quizá luego todo cobra otro horizonte por el que continuar camino.
Me falla la música, no logro oir la sonoridad.
Besos.

BACO dijo...

Es posible, así lo pensé yo, dividir el último verso en dos o incluso en tres:
"y cuando te despiertes
el viento aullará
tu nombre"
buscando un final más certero, pero decidí dejarlo así, precisamente por aparentar ser un soneto.
Besos, Chusa

Javier Das dijo...

Muy buenas.
El libro lo encontré en Málaga, en la calle de los martires, pero no me acuerdo del nombre, jeje, no iba mucho a esa.
Un abrazo.

BACO dijo...

Bueno, pues, lo tenhgo algo jodidillo, Javier. Pero no desespero. Por cierto, ¿qué haces blogeando en vez de ponerte a escribir?
Un abrazo