El escriba, de Robert y Shana ParkeHarrison

El escriba, de  Robert y Shana ParkeHarrison
"Un libro debería ser un hacha para romper el mar congelado en nuestro interior" "¿Por qué la gente del futuro se molestaría en leer el libro que escribes si no les habla personalmente, si no les ayuda a encontrar significado a su vida?" J.M. COETZEE ("VERANO")

29/10/08

AGUA HERIDA

Es posible que haya sido este poema o es posible que no, pero el caso es que muchísimo tiempo después, nos vamos de backstage a ver a Mägo de Oz, y estoy como un niño con juguete nuevo.

La puesta en escena, las letras denuncia (con contenido, con sustancia), el sonido fuerte y rockero mezclado con reminiscencias celtas.
Ya digo, como un niño que recuerda, 25 años después, aquellas tripas detrás de los escenarios con cables por el suelo, gente corriendo de acá para allá, saludos de cangrejo, oscuridad, linternas, los amplis que reverberan, a punto de explotar, justo antes de que comience el show.




AGUA HERIDA

La espuma blanca muere sobre la arena,
muere mil veces,
y vuelve a morir.

La lluvia fina empapa la hierba,
formando un manto de estrellas
sobre cielo verde.

El dulce humo de niebla
envuelve el bosque de eucaliptos.

Abajo,
bajo el cristal de agua,
reposan sangrantes los restos de la tragedia.

En los acantilados
las rocas agonizan
con estertores negros.

Las vacas las miran con sus ojos tristes de vaca.

Los hombres las miran con sus ojos tristes de hombre.

Sólo algunos besugos azules no se enteran.

(se llamaba Prestigio)


© Esteban Gutiérrez Gómez
Fotografía: © Carmen Molina
http://www.magodeoz.com/_new-web/fotos/detalle.php?id=73&page=1

2 comentarios:

Gsus Bonilla dijo...

mealegro mucho esteban
de q haya sio
corto el parentesis


mealegro más
que vengas con fuerzas

y sobreto con rock&rol

BACO dijo...

Señor Bonilla:
Estamos aquí para lo que haga falta.

Las hayas centenarias estaban peladas. Un aire muy fuerte, me dijeron, que las desnudó.
En la parte de abajo, junto al río, los hayedos fluviales, jóvenes y apiñados, teñían el pasisaje de amarillo.Las ramas horizontales captaban todo el sol. Esperé, de un momento a otro, me dije, ella tiene que aparecer.

Todo tiene un poema.