El escriba, de Robert y Shana ParkeHarrison

El escriba, de  Robert y Shana ParkeHarrison
"Un libro debería ser un hacha para romper el mar congelado en nuestro interior" "¿Por qué la gente del futuro se molestaría en leer el libro que escribes si no les habla personalmente, si no les ayuda a encontrar significado a su vida?" J.M. COETZEE ("VERANO")

21/11/08

GRANADA

Allí donde se detuvo el tiempo,
donde se refugia la nieve
cada amanecer,
donde la vida camina
bajo la celosía de un ventano

engalanado
tras la urna de cristal,
donde las últimas luces
tiñen de carmín la historia,
donde Cienvinos pasea
con su guitarra
rasgada de lamentos
y tarantos,
donde no existe el final.

Desde el avellano llegan
rumores de charlas,
bajo la sultana están
los tristes peregrinos,
en la plaza beben vino con tapas
los que dan de comer
al cuerpo
después de dar de beber
al alma.

Desde los jardines flotantes,
desde los paseos del agua,
desde carmenes punteados
de cipreses
y guirnaldas,
desde cada rincón se desprende
el aroma de la rosa,
va bajando lentamente
con su manto entretejido
de pasiones poderosas.

Ve y mira,
siente,
cierra los ojos:
huele,
curiosea, escarba,
bebe y charla con los amigos,
escribe poemas de amor,
o de dolor,
madruga y despiértala,
siéntate en cualquier rincón y,
si te has de marchar,
ya sabes, puedes llorar,
pero aquí siempre estará,
porque no tiene final.



1 comentario:

Cris Monteoliva dijo...

Ole!