El escriba, de Robert y Shana ParkeHarrison

El escriba, de  Robert y Shana ParkeHarrison
"Un libro debería ser un hacha para romper el mar congelado en nuestro interior" "¿Por qué la gente del futuro se molestaría en leer el libro que escribes si no les habla personalmente, si no les ayuda a encontrar significado a su vida?" J.M. COETZEE ("VERANO")

27/12/08

La ciudad, antología poética de Karmelo C. Iribarren


Acabo de leer La ciudad (Ed. Renacimiento,2008), una antología de la poesía de KARMELO C. IRIBARREN desde 1995 hasta 2008. Por 10 euros, un centenar largo de poemas escritos desde los intestinos. Contiene sus libros La condición urbana (1995), Serie B (1998), Desde el fondo de la barra (1999), La frontera y otros poemas (2005), Ola de frío (2007) y una treintena de poemas inéditos.
Descubrí a Karmelo en la antología Hank Over / Resaca, y me sorprendió el modo directo con el que aborda su poesía. Karmelo habla de la vida, de la noche, del alcohol, de la infancia, de las mujeres, de lo cotidiano de la existencia, y lo hace desde una perspectiva melancólica llena de desencanto e ironía.
Con su poesía, nos acerca a lo urbano, a los autobuses de medianoche llenos de solitarios, a los parques en los que pululan todo tipo de animales de ciudad, a los bares, locales de extremos, visión desde el otro lado de la barra, a las calles despobladas de almas casi al amanecer.
Verso libre, exento de florituras y adjetivos rimbombantes, Karmelo busca la sobriedad en la palabra sincera que dice lo que dice sin pretensiones ampulosas. Catalogado como representante español del “realismo sucio” norteamericano, Karmelo, nunca pretendió más que mostrar la realidad que le rodea y el modo en el que esa realidad le afecta. Luego se enteró de la etiqueta (quizá cuando conoció a Roger Wolfe) que cuelga de su chupa de cuero, me atrevería a decir, que de por vida.
Si buscas en Internet, encontraras pocas cosas sobre él, amén de un estupendo estudio de su poesía y algunos blogs con entrevistas y poemas. Merece mucha más difusión y más entrega por parte de aquellos a los que nos gusta la poesía, la poesía en minúsculas, el desembarco de sentimientos rayando el acetato con una punta de acero, la búsqueda de la querencia del alma. Los talibanes formalistas y amantes exclusivos de la otra POESÍA, jamás entenderán de qué estoy hablando.














ACASO HACE FALTA ALGO MÁS (fragmento)
La oigo subir por la escalera,
es ella, pienso,
estoy seguro,
sólo ella es capaz
de sacarle música
al cemento,
ya está aquí,
abro la puerta, la ayudo
con las bolsas:
pan, jamón,
cerveza, café, queso...,
comemos
y nos reímos un rato
del mundo [...]





SE ACABÓ EL CUENTO
Se acabó el cuento,
amigo, esto es la vida.
Todos los grandes sueños
con los que hasta ahora
te has entretenido, puedes
dejarlos a la entrada.
Aquí no sirven de nada.





DEL ROSA AL NEGRO
Es lo que tiene,
el amor
empiezas siendo
el galán
protagonista
de una maravillosa
comedia,
y acabas
convirtiéndote
en un actor
sobrio, serio,
de carácter,
sólo que de tu
propia tragedia.





QUÉ CARAJO, A VIVIR
Después de hacer balance,
tras considerar la situación
de arriba a abajo, en frío,
he decidido no volarme hoy
tampoco la tapa de los sesos.
Nunca se sabe con la vida,
me he dicho. Y además, qué
carajo: ya que me trata peor
que a un perro, que se tome
ella la molestia de matarme.

EN EL PARQUE, LEYENDO
¿Tienes un cigarro?
Levanto la mirada:


Unos 45 años,

en la cuneta.
Le digo que sí

y le alargo un Camel.

Gracias – dice– ,
a las diez cierran la verja.

Ahora se las doy yo a él.

Le veo irse,

cabizbajo,

hacia los árboles.

Hace un alto

en una papelera.

Decido cenar algo

yo también.

LOS SUEÑOS
Lo fueron todo
y ya los ves
ahora,
abatidos por los días
iguales,
como pasquines en los charcos.
Vivir
se reduce
a esquivarlos.

EL AMIGO
Llora cuanto quieras


sobre mi hombro,
desahógate,
cuenta conmigo

para lo que te haga falta.

Pero no te equivoques,
no soy mejor que él:
le envidio
cada una
de tus lágrimas.

5 comentarios:

Ada dijo...

Buenisimo, genial, maravilloso, un prestidigitador de versos sencillos, sin aristas que nos aparten de la idea que nos quiere transmitir, de la limpieza del verso, palabras sencillas que llegan hasta nosotros para zarandearnos, que nos empujan.
El adjetivo justo y en el lugar adecuado, en el momento que duele. Algunos, entre ellos también su editor, nos preguntamos como pueden sostenerse sus poemas sin practicamente adjetivar. Es un maestro de la palabra sin artificios. Nos toma entre versos y nos conduce a los suburbios, al desamor, a la amistad, a la vida...

Desde que le descubrí, ya os contaré otro día cómo fue, no puedo dejar de leerle se me ha vuelto imprescindible, siempre acabo buceando entre sus poemas.
Buenísima elección tu post.
Gracias.
Besos.

67daniel dijo...

La mejor receta: verso libre escrito desde los intestinos.

Gracias por el post.

Paz desde Brighton.

Daniel.

BACO dijo...

Ada:
Créeme si te digo que llevo con el libro casi dos meses en la bolsa y no me quiero separar de él. Antes de subir a trabajar, leo un poema; después de comer, leo un poema; antes de escribir, leo un poema; cuando me voy a acostar, leo un poema.
Tengo tantas páginas dobladas señalando poemas que me llegan, que el lomo parece un canuto.

Daniel:
la mejor compañía si en Brighton llueve y quieres un refugio caluroso y, a la vez, que no sea hipócrita.

barfly dijo...

Hace tan sólo una semana me regalarón Noches de Blanco papel de Roger WOlfe, un libro genial digno de tener a mano para su relectura. Ahora, he comprado por internet La ciudad. de Iribarren, y sé que no me voy a arrepentir ni mucho menos por comprarlo por lo poco que he leído de él en blogs. Yo soy aficionado a la poesía (lo que también significa que escribo) y es bueno saber que hay poetas que saben decir verdades, porque la gente está ya un poco cansada de poetas campanudos. Yo creo que la poesía es experimentar, no especular, por eso el realismo sucio me llega, porque es real, en su sentido más noble y sincero.
SI por otro lado alguien quiere leer alguno de mis poemas no dudaré en colgar alguno.
Saludos y metáforas.

BACO dijo...

Bienvenido al club, Bar.
Nosotros sabemos que los sentimientos no se refugian en el pecho, ni en el corazón, que los sentimientos moran en los intestinos.
saludos